Aproximación ecológica a la Ruta de los Parques

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

«Los ecosistemas presentes en la Ruta de los Parques son ecosistemas únicos, que se dan sólo en América del Sur y que presentan la vegetación más austral del mundo», dice en esta columna publicada por el diario El Llanquihue, la directora de Conservación de Tompkins Conservation y consejera de Amigos de los Parques, Ingrid Espinoza. Pincha aquí para ver publicación original.

La Ruta de los Parques de la Patagonia es una visión de conservación para la Patagonia Chilena que plantea equilibrar de manera armónica la protección de la naturaleza con el desarrollo económico de sus comunidades.

Esta Ruta, que conserva ecosistemas completos a través de grandes extensiones de superficies, hace posible proteger especies, procesos, servicios ecosistémicos y garantizar la evolución de estos sistemas naturales, otorgando beneficios en el largo plazo al planeta y, por tanto, a la humanidad. Se protegen distintas ecorregiones, como las del Bosque Magallánico Subantártico, el Bosque Templado Valdiviano, la Estepa Patagónica y zonas de Hielos. Desde el punto de vista de la biodiversidad, las ecorregiones de Bosque Templado Valdiviano y la Estepa Patagónica han sido propuestas como zonas prioritarias para la conservación global, las que están clasificadas como en un estado de conservación crítico o en peligro.

Columna Ingrid Espinoza

La Ruta de los Parques por su magnitud también posee una alta riqueza de especies no vasculares (musgos, hepáticas y antocerotes), conteniendo más del 5% de las especies de briófitas del mundo. Los ecosistemas presentes en la Ruta de los Parques son ecosistemas únicos, que se dan sólo en América del Sur y que presentan la vegetación más austral del mundo.

 

La Ruta de los Parques de la Patagonia Chilena tiene, por lo tanto, características de vital importancia en la crisis ambiental planetaria que enfrentamos, y que a su vez nos acercan hacia los llamados internacionales de promoción de la conservación en áreas protegidas, a través de impedir la pérdida y la degradación de bosques primarios, y la de promover su conservación, incluyendo paisajes de ecosistemas prístinos, especialmente con bosques, lo que posibilita la mantención de procesos ecosistémicos que, en el contexto global, son muy valiosos por la conservación de la biodiversidad, la provisión de agua, así como también por el secuestro y almacenamiento de carbono. Este patrimonio natural protegido es de todos, conozcámoslo, disfrutémoslo y cuidémoslo.

Ingrid Espinoza León

Directora de Conservación Tompkins Conservation Chile

Consejera de Amigos de los Parques