Cuidar lo que tenemos

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Qué significa cuidar la naturaleza y prevenir incendios forestales en la siguiente columna de Eugenio Rengifo publicada en el Diario El Llanquihue (pincha aquí para ver link a la publicación). 

 

Cuidar lo que tenemos

En estos días en que los incendios forestales ponen en evidencia la fragilidad de protección de nuestros ecosistemas ante las amenazas humanas, hablamos de cuidar lo que tenemos. Y como las palabras están cargadas de significados, hagamos una pausa sobre lo que significa cuidar. Tomando la Real Academia Española por fuente, cuidar es “asistir, guardar, conservar” y también “mirar por la propia salud, darse buena vida”. Entendiendo así el cuidado, vemos que no estamos a la altura para cuidar nuestro patrimonio natural en ninguna acepción de la palabra. Menos si un 99,7% de los incendios que afectan nuestros bosques tiene por origen la acción humana, ya sea por negligencia, prácticas agrícolas o intencionalidad, no estamos siendo capaces de asistir, guardar ni conservar los bosques, pieza clave para la vida humana en este planeta. Los cigarrillos y fogatas mal apagadas, las quemas de pastizales y los incendios provocados, todas esas son decisiones de personas que tienen consecuencias graves.

En este sentido, tomemos la segunda acepción y miremos por nuestra propia salud, démonos buena vida. Durante todo el año entremos a las áreas silvestres protegidas, respiremos, caminemos, abramos los sentidos, disfrutemos la naturaleza, el primer paso para entender cómo funciona el mundo, cómo nos relacionamos y dependemos de otras especies, la maravillosa diversidad y riqueza de los ecosistemas que tenemos en Chile y cómo podemos y porqué debemos cuidarlos.  Volvamos a sentir que somos parte de una comunidad de vida, que en este país ha sido bendita por una naturaleza exuberante. Nuestros Parques Nacionales están en riesgo por la acción humana, ignorante de esta interacción continua, cohabitación y mutua dependencia entre las distintas especies que compartimos esta tierra.

Tampoco le hemos dado el poder, los recursos ni la importancia necesaria a la institucionalidad que debe cumplir las labores de prevención, combate y sanción de los responsables de estos crímenes a nuestra comunidad de vida. Aunque es tarde, urge reforzar la institucionalidad para prever, prevenir y hacer frente a estas desgracias que diezman las fuentes más ricas de servicios ecosistémicos para la vida.

Eugenio Rengifo Grau

Director Ejecutivo Amigos de los Parques