Cuidar y aprender de los bichos

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

«Los Parques Nacionales son clave para mitigar la crisis de extinción de especies, son fuente de conservación de seres vivos, una fuente de estudios y conocimiento», dice el entomólogo Alfredo Ugarte en esta columna sobre insectos y conservación publicada en el diario El Llanquihue.

Los insectos representan 3 de cada 4 animales y han cohabitado más de 350 millones de años el planeta. Cada uno de ellos cumple un rol fundamental en la estabilidad, formación y desarrollo de los diferentes ecosistemas. Son muy sensibles a las acciones antrópicas, aquellas causadas por los humanos, y no podemos darnos el lujo de extinguir alguna en favor de un cierto “progreso”, aunque sean estas “pequeñas” intervenciones.

Justamente por eso, los Parques Nacionales son clave para mitigar la crisis de extinción de especies, son fuente de conservación de seres vivos, una fuente de estudios y conocimiento. La solución a todos los problemas de la humanidad está y ha estado siempre en la naturaleza, pero para encontrarlos debemos proteger y estudiar mucho. Hoy sabemos una ínfima parte de lo que la naturaleza ha logrado desarrollar en millones de años y cada especie que se extingue es “información” y parte de la cadena de vida en el planeta que se pierde.

Un insecto fantástico que están estudiando algunos entomólogos japoneses es el Chiasognathus latreillei, coleóptero que conocemos comúnmente como Cantabria y que podría entregarnos luces de como los vegetales “informan” sobre el futuro climático de una zona. La Cantabria se encuentra principalmente en algunas áreas de la Región de Los Lagos, entre ellos, el sorprendente Parque Nacional Alerce Andino y el Parque Nacional Hornopirén.

Hoy los entomólogos sabemos que los insectos respiran a través de espiráculos, pero hace poco se descubrió que estos contienen un líquido que hace las veces de membrana al paso de los gases. Este hallazgo podría ser una gran solución para lograr el máximo de eficiencia en la utilización de oxígeno y la eliminación de CO2 en naves espaciales, en submarinos o incluso en futuras ciudades y todo gracias a estos “bichos”.

Es por todo esto y mucho más que no es concebible un planeta sin la máxima categoría de conservación como son los Parques Nacionales. Las familias y especialmente las nuevas generaciones están invitados a conocer y descubrir cada área silvestre protegida en Chile, las escuelas que visitan y trabajan con el conocimiento dentro de un Parque Nacional crean un vínculo entre los niños y la naturaleza en forma permanente de respeto, cuidado y afecto.

Alfredo Ugarte
Entomólogo, Director de la Fundación Jane Goodall y colaborador Amigos de los Parques