Día internacional de la Biodiversidad

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Acerca de lo que entendemos por biodiversidad y sus procesos reflexiona el consejero de Amigos de los Parques, Juan Pablo Orrego en esta columna publicada en el Diario El Llanquihue. Pincha aquí para ver publicación original.

¿Qué nos evoca biodiversidad?  Lo que subyace al vocablo es muy importante. Se trata de la diversidad de lo viviente en nuestro planeta. La ciencia distingue tres ámbitos: la alta diversidad genética, tanto de las especies microscópicas precursoras -bacterias y virus-, como de las macroscópicas -protoctistas, plantas, hongos y animales- la parte visible de la biosfera; la alta variabilidad genética dentro de las mismas especies; y, la amplia diversidad de ecosistemas.

Estas diversidades intimidan. Parecen infinitas. Su despliegue no parece ‘consistente’. Un pez piedra y un delfín volador. Omnívoros ultra adaptativos -ratones, gaviotas, gallinas, nosotros- y osos Panda dependientes de una sola especie de árbol. Jirafas e hipopótamos, guanacos y pumas. ‘Torpeza’ y gravidez, gracia y levedad sublimes, lado a lado. La lógica nos evade. Animales ‘inofensivos’, mansos rumiantes, y otros ‘ofensivos’, garra y colmillo. Parásitos. Vampiros. Los árboles, con sus redes fúngicas, y el fotoplancton, seres solares, solo dan y dan. Sinergia pura.

Columna Juan Pablo Orrego: Día de la Biodiversidad

Al parecer, la creatividad y libertad sin límites son necesarias para generar las múltiples adaptabilidades a un planeta y universo en constante cambio, y esto demanda también azar. El “caos creativo”. La danza de la entropía y la sinergia. Ni la naturaleza sabe lo que va a brotar de ella.

El proceso de mutación de la biodiversidad nunca se detiene. La biodiversidad no es una instantánea, sino película rápida. No tiene propósito ni intención. Lo que llamamos evolución es constante cambio adaptativo, y punto. No es ‘progreso’, ni busca un producto final… Todo lo descrito es fantástico y milagroso. Bello y misterioso.

Es tierno que integrantes de esta biodiversidad terrícola, de la humanidad, en un día como este, nos demos un momento para reflexionar sobre la asombrosa comunidad junto a la cual co- evolucionamos. Descubrir que participamos del continuum espacio temporal de toda la biosfera. ¡Que somos la biodiversidad! Cabe preguntarnos hoy, con cuanta gracia, humildad y sabiduría nos comportamos en esta híper diversa y compleja fiesta de nacimiento y muerte que es la vida, siempre sembrada de infinitas sorpresas.

Juan Pablo Orrego
Consejero de Amigos de los Parques