Elogio del agua

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

«El agua es ágil y sin objeto propio», dice Gabriela Mistral en Elogio del Agua. En el Día Mundial del Agua, Amigos de los Parques impulsa la conciencia acerca de su valor intrínseco como fuente de vida y celebramos la ocasión con un extracto de esta obra de Mistral.

El agua es parte indisociable de toda cultura, pero los valores que atribuimos a esas funciones son difíciles de cuantificar o articular. Si bien todas las actividades sociales y económicas de la humanidad dependen en gran medida del abastecimiento de agua dulce y de su calidad, actualmente 2.200 millones de personas viven sin acceso a agua potable.

Desde Amigos de los Parques invitamos en este Día Mundial del Agua a ser conscientes acerca de la crisis mundial del agua y la necesidad de buscar medidas para abordarla de manera que alcancemos los objetivos de conservación mundial de cuerpos de agua como ríos, lagos y océanos y el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS 6) acerca de Agua y Saneamiento para 2030.

Fuente: Elogio del agua [manuscrito] / Gabriela Mistral. 5 h. ; 14 x 22 cm.
Legado Gabriela Mistral Donación de Doris Atkinson 2007. Biblioteca Nacional Digital.

(…)
El agua musical de las cascadas,
que hace su fiesta para sí misma y juega
a tener treinta y tres voces. El agua
que engaña a las piedras con que tienen
gargantas y se las muda de sitio a
cada momento y les da entre de sitio a
cada momento y les da entre pausa y pausa
muerte y resurrección.

Agua de las cascadas americanas que
vienen en un juego pasándose una a la
otra la estrofa bárbara desde Alaska
a la Patagonia, zancada a zancada musical,
como las mujeres que bailando se pasan
una flor; y la flor vuelve a subir
de la Patagonia a la Alaska, y la vieja
travesura no cansa al agua ni al tiempo.

El agua es ágil y sin objeto propio

El agua marina, tarda en la ira como
Jehová en el salmo y cuya piedad hará
tal vez los añiles de su pecho. El
agua del mar que sólo quiere juntar
su espejo para que el planeta líquido
vuelva a correr el cielo como un pez.
El agua marina que tiene vuelta la
espalda y que debajo está con el ojo
fijo de Cellini, haciendo una concha marina
de doscientas espirales y buscando
cales para caracol con un movimiento
rápido de pestañas.

El agua marina que salió nuestra sangre
y se volverá dulce con nuestra
sangre al final de los tiempos,
pero no antes.