Entrevista a Catalina Mekis, autora e ilustradora: “Explorar nos pone en nuestro lugar”

  • Inicio / 
  • Comunidades / 
  • Entrevista a Catalina Mekis, autora e ilustradora: “Explorar nos pone en nuestro lugar”

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Catalina Mekis, autora e ilustradora, dice que este año ha estado recorriendo la costa de Chile a modo caracol: en una casa rodante ha podido investigar y levantar información acerca del intermareal para su próximo libro que está ilustrando y co escribiendo con la oceanógrafa Yolanda Sánchez. Se trata de «Exploradores y exploradoras de la costa, una guía para disfrutar el litoral».

“He tenido la fortuna de poder ver en terreno fenómenos maravillosos y fáciles de apreciar en el intermareal, como es la estrategia de defensa de un pepino de mar o bien la voracidad de los soles de mar. Espero poder comunicarlos de la mejor manera en nuestro libro, ya que en parte el objetivo de este viaje es poder explorar la costa con la apertura y curiosidad de una niña, guiada por la sabiduría de mi colega Yolanda. Además, en este periplo he ido retratando especies, boceteando y también fotografiando para luego poder contar con esos insumos en la elaboración de las ilustraciones de nuestra publicación”, cuenta Mekis.

Ahora se encuentra aprendiendo buceo en la Reserva Marina Isla Chañaral de Aceituno. “Esta experiencia ha sido muy significativa puesto que he visto con mis propios ojos la abundancia y biodiversidad que existe en una reserva versus lugares que no están protegidos, además de alucinar con el mundo submarino en el que todo concepto se relativiza y ver cómo las especies se encuentran en estrecha interdependencia, desde el más pequeño organismo hasta las enormes ballenas azules, tal como ocurre en los bosques terrestres que fue lo que estudié para mi último libro ¡podría hablar horas del mar y esta experiencia!”.

¿Cómo ha sido tu camino personal de encuentro con la naturaleza?

Aunque mis padres no me educaron en particular en una conexión especial en relación con la naturaleza, sí me criaron con mucha libertad de movimiento y exploración, éramos y somos todos bastante temerarios y aventureros.

Me acuerdo de ir a ver puestas de sol sola a las rocas a los 14 años, contemplar el mar y sentirme tan pequeña y a la vez a gusto. O bien capear olas junto a puros hombres grandes y no sentir una gota de miedo. Mis papás nunca me metieron cuco y siempre me dejaron ser que son dos cosas fundamentales para abrirse a la exploración y encuentro de la naturaleza.

Además, mi bisabuelo Federico Mekis era un naturalista de tomo y lomo, crecí con historias de él y sus insectarios, cuando viajó a Inglaterra a dejar a dos especies de ranitas de Darwin para las cuales había hecho un parque natural en la casa, las mediciones que hacía de la lluvia y que mis tíos boicoteaban… y anécdotas del estilo.

Durante mi adolescencia viajé mucho mochileando por Chile, visitando parques nacionales junto con amigos y amigas. Luego practiqué montañismo y escalada, lo que también marcó mucho mi conexión con la naturaleza, estas actividades me permitieron conocer muchos rincones de Chile y siempre en las excursiones me preocupaba de la flora y fauna del lugar, para mí no era lo más importante la cumbre y el final de la roca si no que me emocionaba hasta los huesos cuando escalando revoloteaba a mi alrededor una mariposa del chagual, por ejemplo.

En este camino ha habido muchas personas y también personajes que me han marcado, personas que me han enseñado y personajes que admiro. Difícil nombrar a pocos y pocas pero el tema es que, en mi experiencia, en el conocer la naturaleza es fundamental la presencia de esos otros que iluminan el camino con generosidad al compartir lo que saben.

¿Qué aprendizaje has obtenido de la conexión con la naturaleza?

Explorando la naturaleza he aprendido muchísimas cosas. Explorar el mundo natural y lo desconocido nos lleva a descubrirnos, a conocernos mejor y entendernos como parte de algo que va más allá de nosotros. Explorar nos pone en nuestro lugar, nos obliga a relativizar los límites y a estar abiertos a todo lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

El explorar y conocer de cerca otros organismos de este planeta me ha hecho relativizar la superioridad de nuestra especie. Tantos que están desde mucho antes que nosotros ¡Sin las plantas no existiríamos! Al conocerlas también he ido aprendiendo acerca de su inteligencia. Lo mismo me ha ocurrido con animales como las aves, que me sorprenden por su ingenio. Admirar a otros seres vivos me ha hecho confirmar y tener presente que todos conformamos una red viva ¡Somos parientes! Aunque cueste creerlo, somos primos lejanos de los hongos. Así, en mi experiencia de conexión con la naturaleza he entendido que nuestra existencia depende de ella y la vida de cada ser vivo afecta la existencia de los demás ¡por eso es urgente cuidar el sistema natural!

Exploradores

En 2019, Catalina publicó Exploradores del Bosque, libro que tuvo muy buena recepción, incluso recibe mails de padres que le cuentan cuánto sus hijos han usado o amado el libro. El libro fue incluido en las sugerencias que hace el Comité del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas y es parte del programa para docentes.

¿Cómo surgió este libro?

Este libro es fruto de mi experiencia viviendo en la Patagonia, allá comencé mi carrera como ilustradora y siempre estuve ligada a la educación ambiental. Hice muchos laboratorios y talleres con niños, niñas y jóvenes acerca de exploración e ilustración ¡Y me di cuenta que no habían guías pensadas especialmente para ellos! Con este libro quería aportar en ese vacío y compartir mis aventuras, además de mis conocimientos aprendidos de tantos otros naturalistas en conversas, textos, videos, ilustraciones, poemas, canciones. Quería que fuese una invitación a disfrutar explorando y curioseando los bosques templados del sur de Chile.

Sobre el patrimonio natural protegido

¿Cuál es tu parque nacional favorito y por qué?

Cada vez que estoy en uno todo se vuelve muy especial. Me gusta mucho revisitar parques en estaciones del año diferente, para apreciar los cambios en el paisaje pero también dedicarme a afanes naturalistas distintos: buscar honguitos en otoño, admirar flores en primavera, buscar huellas en la nieve en invierno ¡y chapotear en el verano! Entre los maravillosos parques del sur de Chile podría destacar uno que se encuentra en la región que fue mi hogar por muchísimos años: El Parque Nacional Queulat.

¿Tienes alguna invitación especial para quienes visiten los parques nacionales?

Mi invitación es a convertirse en un explorador naturalista que es algo así como un detective de la naturaleza. En ello es importante visitar los parques con curiosidad y amor, al mirar, oler, escuchar, observar y registrar lo que te rodea en un parque podemos reflexionar acerca de sus habitantes y entender mejor la naturaleza.

Invito a estar abiertos a la aventura, muchas veces visitar un parque nacional es un desafío: te puede dejar absolutamente cansado, empapado e incluso picado por un insecto. Pero todas estas «incomodidades» serán parte de un aprendizaje ¡Y anécdotas para contar!

También, como ilustradora, los invito a dibujar. Puedes ir registrando lo que ves en los parques en dibujos, no es necesario hacerlo en terreno pero puedes sacar fotos de lo que llama tu atención para luego llevar un registro, así irás aprendiendo acerca de las similitudes y diferencias de los millones de seres que habitan en los bosques templados que puedes visitar en los parques nacionales del sur.

Créditos de fotos e ilustraciones: Catalina Mekis