Jorge Pérez Quezada: «Después de 50 años, los efectos del incendio sobre el bosque todavía se evidencian en las emisiones de gases de efecto invernadero»

  • Inicio / 
  • Medio Ambiente y Clima / 
  • Jorge Pérez Quezada: «Después de 50 años, los efectos del incendio sobre el bosque todavía se evidencian en las emisiones de gases de efecto invernadero»

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Los incendios forestales representan una gran amenaza a nuestra biodiversidad y comunidades de sectores aledaños a bosques y plantaciones. Además, ocasionan efectos dañinos en la estructura y funcionamiento de muchos ecosistemas, efectos que pueden perdurar por más de 50 años. Ese fue el resultado de una reciente investigación desarrollada por científicos y científicas del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) en la Estación Biológica Senda Darwin, localizada en la Provincia de Chiloé. El estudio, publicado en la Revista Science of The Total Environment, exploró un territorio de bosque templado lluvioso que hace más de cinco décadas fue consumido por un gran incendio, transformándose en un espacio inundado.

«Los resultados del estudio realizado por el Instituto de Ecología y Biodiversidad suman claras y nuevas evidencias acerca del grave impacto que tienen por largo plazo los incendios forestales en los ecosistemas y en las comunidades. Esta semana vemos cómo el grave incendio que afecta a Australia no sólo arrasa con su vida silvestre sino también ha obligado a evacuar una de las grandes ciudades de ese país, lo que nos lleva a extremar las medidas de prevención en Chile», expresó Eugenio Rengifo, director ejecutivo de Amigos de los Parques. 

Para saber más acerca de los resultados del estudio llevado a cabo en Chiloé, entrevistamos a Jorge Pérez Quezada, Doctor en Ecología de la Universidad de California-Davis, Profesor Asociado del Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos Naturales Renovables en la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile e Investigador Adjunto del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB).

¿Cómo surgió el interés por observar el impacto de los incendios forestales en el bosque nativo?

En mi trabajo de investigación estudio los efectos del manejo sobre la estructura y funcionamiento de los ecosistemas. Para eso es importante hacer comparaciones entre ecosistemas con distinto manejo, como el pastoreo o el efecto de los incendios. En el caso del bosque nativo del sur de Chile, los incendios son una de las amenazas más importantes para su conservación.

¿Dónde se ubica el bosque analizado?, ¿qué tipo de bosque es?, y ¿qué se encuentra allí hoy?

El bosque que estudiamos está en el norte de la isla de Chiloé y es un bosque Nordpatagónico. Este es un tipo de bosque muy denso, con muchos troncos viejos acumulados sobre el suelo, enredaderas sobre los árboles y mucha diversidad de fauna. El bosque en el norte de Chiloé está altamente fragmentado por efecto del cambio de uso de suelo para convertirlo en praderas, cultivos, caminos y urbanizarlo. En algunos casos de incendio o tala, el sector se inunda y genera una turbera joven, que llamamos antropogénica porque es originada por acción del ser humano.

Por un lado, se habla de la gran capacidad de resiliencia y regeneración de la naturaleza, mientras por otro, podemos ver grandes daños de largo plazo en los ecosistemas producto de incendios u otras causas o expansión de especies exóticas. ¿Qué se pudo observar en este caso?

Los ecosistemas adquieren las propiedades de resiliencia y regeneración como respuesta a perturbaciones que ocurren naturalmente. En el caso de Chile, los incendios son originados casi en un 100% por los seres humanos, por lo tanto, los ecosistemas no están adaptados a este tipo de perturbación. En el caso de este estudio, vimos que después de 50 años, los efectos del incendio sobre el bosque todavía se evidencian en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Pudimos ver que mientras el bosque no-quemado absorbe GEI, el bosque quemado los emite.

¿Qué efectos se observó que tuvo este incendio en la biodiversidad del área?, ¿se puede apreciar alguno en las comunidades cercanas?

El incendio modificó completamente el ecosistema, pasando de un bosque con árboles de 25 metros a uno de vegetación baja, con algunos arbustos, pero principalmente plantas herbáceas como helechos y musgos. Esto afecta además a las otras especies que viven en el bosque como aves que nidifican en cavidades o las enredaderas que crecen sobre los árboles.

El Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 midió la cantidad de carbono emitida durante los megaincendios de 2017 y se calcula que llegó al 90% del total de carbono emitido en Chile durante todo 2016. ¿Cuáles fueron sus hallazgos en este estudio respecto de la emisión de carbono o la reducción de la capacidad de secuestrar carbono del área afectada?

Como decía antes, las mediciones que hicimos de los flujos de gases de efecto invernadero como anhídrido carbónico (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), muestran que el balance de los flujos implica una captura de GEI en el bosque no-quemado, mientras que el bosque quemado emite dichos gases.

Finalmente, ¿qué llamado pueden hacer desde IEB en términos de preparación y prevención de incendios?

Dado que los incendios son provocados casi en su totalidad por las personas, necesitamos una campaña de prevención mucho más fuerte para evitar que los incendios sigan destruyendo nuestros bosques. Ellos representan enormes reservas de carbono que nos ayudan a combatir el cambio climático y refugio para muchas especies de flora, fauna, hongos y otros organismos.

Créditos de las fotografías: Jorge Pérz Quezada

Para conocer más del estudio y campaña de Amigos de los Parques de prevención de incendios forestales, pincha aquí.