Nuevas miradas sobre parques nacionales en La Segunda

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Sigue el diálogo en la sección editorial del diario La Segunda sobre áreas silvestres protegidas del Estado.

Opinión: Desafíos de nuevos Parques Nacionales

El intercambio de ideas va así.

El miércoles 13 de febrero, el Ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, publicó una columna acerca de la culminación del proceso de creación de la red de parques de la Patagonia.

El jueves 14 de febrero, Julio Torres en representación del Colegio de Ingenieros Forestales, escribió sobre la gran tarea que comienza sobre esta materia y los desafíos que esto significa para el país en términos presupuestarios y de institucionalidad.

El viernes 15 de febrero, Eugenio Rengifo escribió sobre las distintas maneras de abordar estos desafíos y cómo una ley de filantropía ambiental puede apoyar también a fortalecer las áreas silvestres protegidas y a activar a la sociedad civil en esta materia.

El lunes 18 de febrero, Julio Torres expresó que, desde su mirada, los aportes de privados deben ser vistos como complementarios.

Aquí reproducimos la carta de Eugenio Rengifo publicada el jueves 21 de febrero:

Sr. Director:

Quisiera aportar algunos puntos que expanden el debate sobre el cuidado de las áreas silvestres protegidas. Por un lado, cuando hablamos de presupuesto del Estado para el cuidado de los parques nacionales, no debemos considerarlo sólo como un gasto sino más bien como una inversión, tanto por su valor intrínseco como por el positivo impacto que ocurre en las economías locales. Un estudio del impacto económico de las áreas protegidas en Brasil (2018) indica que por cada dólar invertido en ellas se generan 7 dólares para su economía.

En Chile, un estudio de Eugenio Figueroa en 2010, que habla sobre el aporte y valor económico total de las áreas protegidas, indica que estas aportan a los chilenos un flujo anual de bienes y servicios cuyo valor económico en realidad es más de 40 a 50 veces superior a la inversión anual en ellas. No hay duda que cada peso invertido en un parque nacional se traduce en enormes beneficios para los ecosistemas y para el bienestar de las personas.

Cuando nos referimos a que este trabajo no puede ser sólo del Estado, hablamos no sólo de apalancar financiamiento privado, sino también de promover conciencia, educación, valoración y apoyar la existencia de organizaciones de la sociedad civil en torno a este tema, capaces de visibilizar, defender, cuidar el maravilloso patrimonio natural que tenemos y emplazar a las autoridades a invertir en ellas.

Eugenio Rengifo Grau
Director Ejecutivo Amigos de los Parques