Opinión: Aves, interconexión entre parques nacionales

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Acerca de interconexión e interdependencia y cómo para especies como las aves no existen fronteras escribe Raffaele Di Biase, Fundador de Birds Chile y colaborador Amigos de los Parques, en esta columna publicada hoy en El Llanquihue.

Al revisar la pérdida de hábitats y de biodiversidad en nuestro planeta en los últimos dos siglos, resulta inspirador el hecho de que la conservación haya podido hacerse paso y materializarse, en distintas latitudes, a través de la creación de parques nacionales.

Desde la simetría de una hoja de Tineo hasta la majestuosa presencia de un Alerce milenario, los parques nacionales no sólo permiten la contemplación sino más bien son pilares de vida desde donde proyectar el futuro, verdaderas plataformas interconectadas e interdependientes. Esa interconexión siempre me ha fascinado y me gusta graficarla a través de las aves, seres que aparentan fragilidad pero que han demostrado con creces su fortaleza evolutiva.

Elaenia albiceps es un pequeño paseriforme de un poco más de 20 gramos de peso, su nombre vulgar es Fío Fío, por el sonido de su canto hipnótico y característico. El Fío Fío es justamente una de las especies que construye en vuelo esas grandes avenidas que conectan nuestros parques, desde las selvas al sur de las Amazonas hasta los bosques templados de la ecorregión valdiviana, llegando incluso a los imponentes y estoicos bosques sub- antárticos del extremo sur del continente. Vuelos de ida y vuelta que toman entre 45 y 65 días para transmitirnos el mensaje de vida a través de la migración, polinizando bosques y dispersando semillas. Una de las protagonistas de la maravillosa conexión entre áreas silvestres protegidas que se encuentran por sobre la línea del trópico y aquellas ubicadas en las latitudes australes del cono sur.

Así, parques nacionales como Alerce Andino o Pumalín son refugio de cientos de especies de aves que no sólo transforman en sonidos el lenguaje silencioso de bosques, cordilleras y espacios naturales de incalculable riqueza biológica, sino que además amplifican y diseñan sus estructuras y soportes. ¿Qué sería de un bosque templado lluvioso sin el distinguido y primitivo sonido del Chucao?

Los parques ofrecen la posibilidad de conectarnos con ellas y conectar con nuestra historia, con nuestra línea evolutiva, entregando herramientas para descubrir las claves que nos permitan vislumbrar el camino de supervivencia de la humanidad de la mano con la salud del patrimonio natural que los parques protegen.

Raffaele Di Biase, Fundador de Birds Chile y colaborador Amigos de los Parques

Fotografía Fío Fío: Fundación Reñihué