Hacia una ley de Filantropía Ambiental

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Acerca de la necesidad de avanzar hacia una ley de Filantropía Ambiental que facilite el aporte económico a la conservación y fomente el activismo escribe Macarena Soler, abogada fundadora de Geute Conservación Sur e integrante del directorio de Amigos de los Parques, en esta columna publicada en El Pingüino.

Si bien nuestro país ha avanzado mucho en términos de conservación, logrando aumentar las áreas protegidas terrestres y marítimas de manera considerable en los últimos años, aún no se ha logrado fomentar la filantropía ambiental. A diferencia de lo que ocurre en otros países como Estados Unidos, en Chile no existe la tradición de que el sector privado done para conservar el medio ambiente, entre otras razones, porque no hay incentivos tributarios para apoyar a las organizaciones que trabajan por esta causa. Y no sólo se carece de incentivos, sino que el trabajo en medio ambiente es fuertemente castigado con la aplicación de altísimos impuestos, pese a que en nuestro país hay diversas leyes que facilitan las donaciones para otras finalidades (Ley de Donaciones con Fines Sociales, Ley de Donaciones con Fines Culturales o Ley Valdés, por nombrar algunas).

Debido a estas trabas, hemos llegado al absurdo de que en nuestro país es posible obtener incentivos tributarios para una muestra fotográfica sobre la extinción del huemul, pero no para proyectos que lo protejan. Afortunadamente el movimiento medio ambiental ha recibido apoyo del extranjero durante toda su historia, sin embargo, es necesario que los ciudadanos chilenos, comprometidos con la naturaleza, puedan participar e involucrarse en el cuidado de nuestro territorio y su destino.

Un cambio en la legislación debería apuntar no solo a facilitar a que como chilenos aportemos económicamente a la conservación, sino que también se fomente apoyar el activismo, que no es otra cosa que la defensa de la naturaleza, de los derechos ambientales, y la promoción de nuevas visiones e ideas para el resguardo del medio ambiente: financiar el activismo es financiar el compromiso con el futuro de nuestro país. Gracias al activismo se han ganado grandes batallas, tales como avanzar hacia una matriz energética renovable, como ocurrió con el movimiento Patagonia sin Represas, financiada mayoritariamente con recursos internacionales.

Para lograr un cambio en esta dirección, junto a otras 50 organizaciones sin fines de lucro que trabajan en temas ambientales, nos hemos organizado en la Red de Filantropía Ambiental, a través de la cual buscamos que el país transite hacia los beneficios tributarios para fomentar las donaciones en materia ambiental y la comprensión de que las conductas filantrópicas en medioambiente tienen enormes beneficios sociales, tales como incrementar la cohesión social, además de que son fuente inagotable de innovación y creatividad con impacto en nuestra salud, alimentación, provisión de agua dulce, disminución de la contaminación, protección de la biodiversidad, combate al cambio climático, generación de espacios públicos, etc. Una cultura de filantropía ambiental que vaya más allá de donar dinero, nos mueve a contribuir y participar de los cambios que son necesarios a nivel global.

En un contexto de extinción masiva de especies y crisis climática, es urgente que como país avancemos en potenciar la filantropía ambiental, entendiendo que la protección del medio ambiente no es de exclusiva responsabilidad del Estado, sino que de todos los miembros de la sociedad.

Columna de opinión de Macarena Soler, abogada fundadora de Geute Conservación Sur e integrante del directorio de Amigos de los Parques.

Crédito de la fotografía principal en Parque Nacional Torres del Paine: Pablo Valenzuela.

Publicada originalmente en el diario El Pingüino (3 de mayo 2021)