Opinión: Metáforas para conocer y conservar la naturaleza

  • Inicio / 
  • Comunidades / 
  • Opinión: Metáforas para conocer y conservar la naturaleza

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Sobre el desafío creativo de comunicar para dar a conocer la compleja red de relaciones e interacciones ecológicas que existen entre todos los componentes de la naturaleza, conjugando aspectos de las ciencias evolutivas y ecológicas, habla Mónica Mora, Gestora científica del Proyecto Bosque con Lupa y Docente Campus Patagonia de la Universidad Austral de Chile en esta columna de opinión para Amigos de los Parques.

¿Qué imaginamos cuando escuchamos la frase “el árbol de la vida”, dicha por el naturalista Charles Darwin por ahí por el año 1859? O la también utilizada frase la “red de la vida”. Acaso, sin la necesidad de saber mucho más, nuestra mente rápidamente comienza a imaginar relaciones o a crear imágenes de lo que estas frases nos dicen o evocan. En su contexto, la frase “el árbol de la vida” fue empleada por Darwin en su libro El Origen de las Especies para explicar el origen de la diversidad biológica de entonces, y hoy ampliamente utilizada por las ciencias evolutivas para dar explicación a su teoría de la evolución por selección natural, mientras que, la frase la “red la vida” permite expresar la compleja red de relaciones e interacciones ecológicas que existen entre todos los componentes de la naturaleza, conjugando aspectos de las ciencias evolutivas y ecológicas.

Y es que el ejercicio al que nos llevan estas metáforas, a imaginar analogías y evocar experiencias, parece ser una buena herramienta a utilizar cuando pensamos en el desafío de comunicar hacia un público no experto lo que ocurre en el mundo científico, sus resultados y avances. Son también un buen desafío creativo para la comunidad científica a la hora de utilizarlas como herramientas transversales a los niveles de conocimiento que se posean, porque más que hacer y comunicar lo realizado hacia y entre pares, comunicar ciencia hacia un público no entendido en la materia, debiese convertirse en una práctica de justicia social en el acceso universal al conocimiento.

De un tiempo a esta fecha, la frase “conocer para conservar” se ha transformado en una frase icónica en la divulgación de las ciencias relacionadas al medio ambiente, difícilmente protegeremos algo que no conocemos, se lee casi obvio, sin embargo por mucho tiempo ha sido un tema penosamente desatendido. Es preciso accionar en torno a esto, conversar sobre estas temáticas, para lo cual la utilización de metáforas podría resultar ser útil como estrategia didáctica para dar a conocer de una forma más sencilla y cercana conceptos desarrollados en el, muchas veces lejano, ámbito científico.

Porque en este tiempo agitado e incierto, de esta inimaginada pandemia propia de una película distópica, mucho se ha conversado sobre las reales causas de esta situación. Probablemente son muchos los factores que han incidido en ella, sin embargo dentro de los que destacan, la degradación de la naturaleza y la alteración de su equilibrio son reconocidos como factores que incidieron directamente en el surgimiento de esta pandemia y en el aumento del riesgo de presentación de futuras pandemias.

Así, el desconocimiento del por qué la prioritaria y urgente necesidad de cuidado y conservación de la naturaleza y el cómo lograrlo no en el mundo de la academia que mucho ya conocen, sino en la ciudadanía no experta en la temática, hoy nos pesa.

Según el biólogo y filósofo chileno Ricardo Rozzi, “las metáforas representan figuras del lenguaje que pueden actuar como puentes de comunicación entre concepciones formuladas en distintos lenguajes y permiten alcanzar articulaciones interculturales, transformaciones educacionales e integraciones interdisciplinarias”. Así, la ciencia no debiese ser la excepción a utilizar estos puentes, ¡es una buena invitación!, sobre todo hoy dada la necesaria regeneración del cohabitar del ser humano en los ecosistemas.

Mónica Mora
Gestora científica Proyecto Bosque con Lupa
Docente Campus Patagonia, Universidad Austral de Chile

Crédito de la fotografía principal: Mónica Mora