Opinión: Restauración de los ecosistemas

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Un cambio de giro para prevenir, detener y revertir daños en la naturaleza es la propuesta de Eugenio Rengifo, director ejecutivo de Amigos de los Parques, en esta columna publicada en el diario El Llanquihue que honra el día del medio ambiente, invitando a una sociedad civil organizada y colaborativa a esta tarea.

Esta semana conmemoramos el día del medio ambiente, momento que coincide con el lanzamiento del Decenio de Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas. Una invitación a prevenir, detener y revertir daños, cambiando rápidamente el foco desde la destrucción e instrumentalización de la naturaleza a la sanación, en una misión global para revivir miles de millones de hectáreas en nuestra Tierra. Un profundo emplazamiento a volver a lo salvaje, a darle espacio al poder sanador y restaurador de la naturaleza. Sólo con ecosistemas saludables podemos contrarrestar el cambio climático, detener la crisis de biodiversidad y mejorar la calidad de vida de todas las especies, incluida la nuestra.

Tan solo en el último siglo, nuestra desconexión con la comunidad de vida a la que pertenecemos y una inagotable ambición humana, sostenida en la ficción de un crecimiento infinito, ha destruido más de la mitad de nuestros humedales, saturado nuestros fiordos, puesto en jaque nuestros mares y ríos y degradado bosques y quebradas. La pérdida de los ecosistemas está privando al mundo de verdaderos regeneradores de vida, sumideros de carbono como los bosques y las turberas que aún encontramos con abundancia en las regiones Los Lagos, Aysén y Magallanes. Estos se encuentran enfrentadas a múltiples amenazas, como cambio de uso de suelo, tala ilegal o extracción de pompón, en un momento en que la humanidad ya no puede permitírselo.

Las emisiones globales de gases de efecto invernadero han aumentado durante tres años consecutivos y el planeta está a un paso de un cambio climático potencialmente catastrófico. En este contexto, la mejor forma de honrar a la naturaleza es cambiando nuestra mirada, abriendo paso a su devenir intrínseco y de esa manera dejar que los ecosistemas sanen y recuperen su vigor. Para esto es clave una sociedad civil organizada, un sector ambiental unido que derribe la lógica de la competencia y que imite la colaboración y empatía presente en la naturaleza que permite el milagro de la vida y el florecimiento de la actividad humana. Derribemos la añeja lógica de la competencia, si no es suficiente por su valor propio y convicción ética, hagámoslo por la urgente razón de mantener la vida en el planeta.

Eugenio Rengifo
Director ejecutivo de Amigos de los Parques

Crédito fotografía Cascada Paine: Linde Waidhofer, Western Eye