Parques Nacionales de la Patagonia y corredores biológicos

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

La fauna se mueve tanto diaria como estacionalmente para sobrevivir. Sin embargo, los hábitats de los que dependen los animales han sido fragmentados por viviendas, caminos, cercas, instalaciones energéticas y otras barreras artificiales. Como resultado, los animales luchan cada vez más para llegar a los alimentos, el agua, el refugio y los sitios de reproducción; y por distintas razones nos encontramos hoy frente a una crisis de extinción de especies alarmante.

Hace algunos meses, el informe IPBES informó que un millón de especies se encuentra amenazada debido al impacto del ser humano en el planeta, esto significa que una de cada ocho especies con las que cohabitamos hoy está en peligro. Considerando el efecto que tiene para los ecosistemas que uno de sus integrantes falte, tomando en cuenta la interdependencia vital entre especies en esta gran comunidad de vida, es el planeta completo el que está bajo amenaza.

En este sentido, los parques nacionales permiten preservar los corredores biológicos de distintas especies, conexiones a través del paisaje que vinculan áreas de hábitat. Estos corredores apoyan los procesos naturales que ocurren en un ambiente saludable, incluido el movimiento de especies para encontrar recursos, como alimentos y agua.

Según un artículo publicado por el Gobierno de Australia, los corredores pueden contribuir a la resiliencia del paisaje en un clima cambiante y ayudar a reducir emisiones de gases de efecto invernadero mediante el almacenamiento de carbono en la vegetación nativa. Los corredores biológicos de vida silvestre pueden variar en tamaño, desde pequeños corredores (un bosque, un humedal, un estero) hasta grandes corredores que se extienden a través de diferentes paisajes y regiones.

En la Patagonia chilena se encuentra el 91% de la superficie protegida como parque nacional en Chile, además de otras áreas silvestres protegidas. Cuidar de ella, es cuidar el hábitat de múltiples especies, sin embargo hoy como país no hemos entregado los recursos ni las herramientas necesarias para su protección. Debemos transformarnos en guardianes de nuestros parques, cuidar de ellos es transformarnos en guardianes del futuro.