Un planeta sano

Artículo por Equipo Amigos de Los Parques de la Patagonia

Compartimos con ustedes columna del presidente del Directorio de Amigos de los Parques, Rodrigo Jordán, sobre la urgencia de revertir el daño que le hemos hecho al planeta. Puedes acceder a la publicación original en el Diario El Llanquihue del jueves 11 de julio pinchando aquí. 

“Mente sana en cuerpo sano” dice la humanidad desde hace dos mil años orando a los dioses por el equilibrio que nos permita mantener nuestra alma saludable. Este año, la oficina de Medio Ambiente de ONU utilizó un concepto similar para publicar la sexta edición del reporte Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO-6): Planeta sano, gente sana.

Un llamado a dejar de mirarnos como un lunar en este gran cuerpo de vida que es el planeta y considerar el todo. Es que la salud humana estará cada vez más amenazada si no tomamos medidas urgentes para frenar y reparar los graves daños causados al medio ambiente, advirtió la ONU en este informe elaborado durante los últimos cinco años por un equipo de 250 científicos. ¿Cómo nos afectaría? La resistencia antimicrobiana podría convertirse en una de las principales causas de muerte en 2050 debido a la contaminación del agua.

Si aún no estamos convencidos que la salud del planeta nos afecta, hoy abrir la mirada y cambiar de paradigma es urgente. Nuestros sistemas de alimentación, nutrición, salud, aire limpio, clima y agua pura dependen de la biodiversidad y de la salud de los ecosistemas, que conforman una red interdependiente de vida animal, vegetal, fúngica y bacteriana. Lo vemos aquí, sin polinizadores muchos de los alimentos que conocemos y amamos desaparecerán.

La buena noticia es que está en nuestras manos. El informe es categórico al afirmar que hoy la humanidad tiene a su disposición la ciencia, la tecnología y las finanzas necesarias para evitar mayores riesgos.

Y en esta gran tarea los parques nacionales tienen un papel muy importante que jugar pues son la máxima y más sólida garantía de resguardo de ecosistemas a largo plazo y a gran escala, claves para frenar la crisis de extinción de especies, mitigar el cambio climático y mantener los procesos naturales que dan forma a la diversidad de vida del planeta. Los parques nacionales son, también, espacios de transformación que nos conectan con lo salvaje y lo bello, impulsándonos a fortalecer el equilibrio entre ciudadanía y naturaleza. Los parques nos invitan a disfrutarlos, respetarlos, cuidarlos y quererlos. Transformémonos en guardianes de este legado y así seremos guardianes del futuro.

Crédito de foto: Linde Waidhofer, Western Eye Photography